05:46 PM
Monday, 20 Oct 2014
Viernes 27 de Mayo de 2011 09:31

Reconocimiento del conflicto armado interno: ¿Hacia una solución negociada?

por  OPEAL, Jairo Delgado
Vota este articulo
(10 votos)

"La estrategia contra las Farc ha implicado la creación de unidades militares especiales con capacidad de realizar operaciones terrestres, fluviales y aéreas; unidades que por su composición, modelo operacional y capacidad de despliegue, permitan golpear significativamente  al grupo guerrillero. Estructuras  como la Fuerza de Tarea Conjunta Omegaiv  tienen esas características y se estarían constituyendo  en el componente  emblemático del conflicto armado interno en Colombia"


         


ICP-OPEAL  mayo 2011
Jairo Delgado Director análisis OPEAL.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

“La muerte de los inocentes no es necesaria para la victoria” i


Más allá de “una necesidad jurídica” para delimitar el marco de aplicación de la proyectada ley de víctimas en Colombia, el reconocimiento que ha expresado el presidente Juan Manuel Santos de la existencia del conflicto armado interno, merece otras consideraciones analíticas que necesariamente deben observarse desde la perspectiva de los convenios de Ginebra.

El Comité Internacional de las Cruz Roja -CIRC- en una aproximación a la definición de conflicto armado, ha establecido la actual opinión jurídica en relación a conflicto armado no internacional  según el Derecho Internacional Humanitario -DIH-.

En este sentido señala el CIRC que el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra  de 1949 se aplica a un “conflicto armado que no sea de índole internacional y que surja en el territorio de una de las Altas Partes Contratantes”.  Puede ser un conflicto armado en que participen uno o más grupos armados no gubernamentales. Según la situación, puede haber hostilidades entre las fuerzas armadas gubernamentales y grupos armados no gubernamentales o entre esos grupos únicamente. Dado que los cuatro Convenios de Ginebra han sido ratificados universalmente, el requisito de que el conflicto armado ocurra "en el territorio de una de las Altas Partes Contratantes" ha perdido su importancia en la práctica. De hecho, cualquier conflicto armado entre fuerzas armadas gubernamentales y grupos armados o entre estos grupos sólo puede tener lugar en el territorio de una de las Partes en el Convenio.ii 
 
Lo expuesto hasta aquí por el CIRC  describe con claridad  unas  características del caso colombiano que permiten establecer preliminarmente la existencia del conflicto armado interno.

Además hay según el CIRC, dos criterios que generalmente se han utilizado: “Por una parte, las hostilidades deben alcanzar un nivel mínimo de intensidad. Puede ser el caso, por ejemplo, cuando las hostilidades son de índole colectiva o cuando el Gobierno tiene que recurrir a la fuerza militar contra los insurrectos, en lugar de recurrir únicamente a las fuerzas de policía.”

“Por otra, los grupos no gubernamentales que participan en el conflicto deben ser considerados "partes en el conflicto", en el sentido de que disponen de fuerzas armadas organizadas. Esto significa, por ejemplo, que estas fuerzas tienen que estar sometidas a una cierta estructura de mando y tener la capacidad de mantener operaciones militares”.iii 
 
En los anteriores dos criterios también se encuentran características que permiten enmarcar el caso colombiano como de conflicto armado interno. Pero surge aquí también un tema de controversia  de manera específica en relación con las Farc: ¿tiene este grupo guerrillero cierta estructura de mando y capacidad de mantener operaciones militares? La respuesta sería afirmativa  en consideración a los siguientes aspectos:

Es el Estado colombiano a través de la Fuerza Pública y sus organismos de inteligencia,  en lo que se conoce como los órdenes de batalla y los componentes orgánicos, quien le ha atribuido a las Farc una estructura jerarquizada, en la cual ha identificado comandantes o cabecillas. Esa jerarquía de estructuras está definida en la siguiente forma: Secretariado,     Estado Mayor Central, Bloques, Frentes, Comandos conjuntos, Columnas, Escuadras y  Milicias.

En relación con la capacidad de mantener operaciones militares, igualmente es el Estado colombiano quien le ha dado a las Farc una connotación de estructura armada con capacidad militar, cuando a través de una  política de seguridad y una estrategia contra la amenaza del terrorismo ha desplegado una formidable operación militar-policial en todo el país durante varios años para enfrentarlas, debilitarlas y finalmente lograr derrotarlas.

La estrategia contra las Farc ha implicado la creación de unidades militares especiales con capacidad de realizar operaciones terrestres, fluviales y aéreas; unidades que por su composición, modelo operacional y capacidad de despliegue, permitan golpear significativamente  al grupo guerrillero. Estructuras  como la Fuerza de Tarea Conjunta Omegaiv  tienen esas características y se estarían constituyendo  en el componente  emblemático del conflicto armado interno en Colombia.

Los términos que la Fuerza Pública utiliza para referirse al accionar del grupo guerrillero y los planes en su contra, implícitamente reconocerían la existencia del conflicto interno: “15.000 hombres del Ejército, Armada y Fuerza Aérea se internaron en la selva para asegurar que el plan estratégico de las Farc, que buscaba la toma del poder, fracasara. La Fuerza de Tarea ‘OMEGA’ fue activada con puesto de mando en el Fuerte Militar Larandia en el Departamento de Caquetá. (…) Dentro de los efectos que se han obtenido en el desarrollo de la Campaña encontramos: pérdida de la iniciativa y neutralización del Plan Estratégico de la Toma del Poder por parte de las Farc, reducción del control territorial y de la población civil (…)”.

En relación con la operación de abatimiento del cabecilla del bloque oriental de las Farc alias Mono Jojoy, la División de Aviación y Asalto Aéreo del Ejército Nacional señaló: “La doctrina militar dominante en los Ejércitos modernos es el ‘Asalto Aéreo’ (…) Los asaltos aéreos son operaciones de combate ejecutadas por fuerzas de tarea o equipos de combate. (…) La División de Aviación Asalto aéreo ejecuta operaciones de combate regulares e irregulares (…) Debido a que actuaban más de 30 helicópteros con sistemas de visión nocturna, distribuidos en dos Compañías de Aviación, que salían de bases de lanzamiento distantes y que se encontrarían prácticamente sobre dos áreas objetivo localizadas muy cerca la una de la otra, para ejecutar sobre éstas el plan de desembarco simultáneo. Precipitándose desde el cielo los hombres de la Fuerza Aérea a la hora ‘H’, hicieron puntería sobre las coordenadas donde se encontraba el blanco, atacando también las áreas objetivo asignadas. (…) La potencia de fuego, movilidad y la maniobra aérea, el liderazgo asertivo y el talento humano de las Fuerzas Armadas, actuando en equipo, son factores decisivos para la derrota del enemigo”.vi   

Se describe de esta manera una de las operaciones militares más grandes realizadas por la Fuerza Pública en la última década para atacar y abatir un objetivo de las Farc: el alto número de aeronaves empleadas, la capacidad de bombardeo y la intervención de fuerzas de élite, demuestran que la Fuerza Pública se enfrenta a una insurgencia con capacidad  militar.

La posición de las Farc


El viernes 30 de julio de 2010, el grupo guerrillero difundió un video a través de la cadena de televisión Al Jazeera en el cual Alfonso Cano enviaba un mensaje al gobierno colombiano, del cual se destaca: “Lo que estamos planteando hoy de nuevo una vez más es: conversemos. (…) Seguimos empeñados en buscar salidas políticas. (…) Tenemos que hablar de Derechos Humanos y tenemos que hablar del Derecho Internacional Humanitario. (…) Por eso nuestro interés desde hace 46 años por encontrarle salidas distintas a la guerra ...” El planteamiento del cabecilla insurgente mostraría un aparente interés por retomar el camino de la negociación política como epilogo al conflicto armado interno.

Sin embargo no puede descartarse que el pronunciamiento haga parte de una estrategia de “contención política” del grupo guerrillero para disminuir la intensidad de las acciones militares en su contra y lograr una relativa recuperación táctica. Las Farc ya participaron en negociaciones de paz en Colombia (1982-1987), Caracas (Venezuela, 1991), Tlaxcala (México, 1992) y el periplo europeo (diferentes países, 2000), parte de la famosa negociación del Caguán (1998-2002). Sin considerar si este video-comunicado obedece o no a una  verdadera voluntad  de paz de las Farc, el hecho es que sí aborda términos del conflicto armado, con lo cual ya se presenta un punto de convergencia entre el gobierno colombiano y el grupo guerrillero: el reconocimiento del conflicto armado interno.

Pero entonces cabe aclarar: el reconocimiento del conflicto armado ilegal en Colombia no les otorga a las Farc estatus de beligerancia. La condición jurídica de la Fuerza Pública y de las Farc es distinta en relación con el derecho humanitario. El grupo guerrillero no es suscriptor de los convenios de Ginebra. No tiene la calidad legal de beligerancia.  

Además considérese el denominado principio de distinciónvii , definido como la necesidad de distinguir entre las personas dependiendo de su participación o no en el conflicto, al cual los Estados deben ajustar su conducta; tanto como en la acción legítima de la Fuerza Pública y en el accionar ilegal de las Farc debe ser aplicado.

El artículo 48, adoptado en los protocolos adicionales de 1977, “…reafirma el principio de distinción entre objetivos militares y bienes civiles, confirmando el carácter consuetudinario del mismo…”viii , con lo cual se estaría concluyendo que el protocolo adicional II de Ginebra no sólo se aplicaría al Estado colombiano, que es la parte contratante, sino a toda la población civil, y en ese sentido las Farc deben respetar  las normas de carácter humanitario.

El reconocimiento del conflicto armado interno en Colombia estaría, además, enviando una clara señal del Gobierno Nacional de que existe voluntad política para crear unas condiciones para la solución negociada, pero sin retroceder a un modelo de  “proceso Caguán”. La correlación de fuerzas hoy es favorable a la Fuerza Pública; las Farc han perdido iniciativa estratégica aunque siguen conservando capacidad para realizar emboscadas y atentados terroristas dispersos en algunas regiones del país.  

La propuesta de Alfonso Cano de “conversemos” estaría explorando el terreno de la negociación que ahora con el reconocimiento del conflicto, debería ser aprovechado por las Farc para demostrar verdadera “voluntad política de paz” en la era Cano.

Nuestros análisis, emanados de estos y otros elementos, nos permiten inferir que el Gobierno Nacional sí está interesado en retomar el camino de la negociación política con las Farc, siendo el reconocimiento del conflicto armado interno el primer paso. 

___________________

i Tomado de, Julio Jorge Urbina. Protección de las víctimas de los conflictos armados, Naciones Unidas y Derecho Internacional Humanitario. Cruz Roja Española. Tirant monografías. Pag.46 Suárez De bello, cit., Capítulo VII, no 14, p. 114.
ii Comité Internacional de la Cruz Roja. Documento de opinión, marzo de 2008. ¿Cuál es la definición de “conflicto armado” según el derecho internacional humanitario? Subrayado del autor. 
iii  Ibídem 2. Subrayado del autor
iv La Fuerza de Tarea Conjunta Omega, se creó en el año 2003 con el propósito de adelantar todas las operaciones en el suroriente del país contra las Farc. Su composición inicial fue de 14 brigadas móviles incluyendo una brigada fluvial y comandos aéreos de combate.   
v Armada Nacional República de Colombia.www.armada.mil.co. Fuerza de Tarea Conjunta Omega. 30 abril 2007. Subrayado del autor.  
vi División de Aviación Asalto Aéreo. Ejército Nacional. Su origen, doctrina y participación en la operación “Sodoma”. 12 noviembre 2010. Subrayado del autor.
vii Ibídem 1, C. Surgimiento del principio de distinción como elemento para limitar la violencia derivada de la guerra
viii Ibídem 1. Configuración del alcance y contenido del principio de distinción entre objetivos militares y bienes de carácter civil. Pag.104. 

Informacion adicional

  • Tema: Asuntos Políticos Regionales
  • Pais: Colombia, México, Venezuela
Ultima modificacion el Miércoles 09 de Noviembre de 2011 10:57
Login to post comments
Instituto de Ciencia Política Calle 70 No. 7ª-29 PBX: 317 79 79 Fax: 317 79 89 Bogotá - Colombia www.icpcolombia.org