Venus
OPEAL, un proyecto del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, hace seguimiento permanente a la situación geopolítica, económica, medioambiental y de seguridad de la región así como a la coyuntura de seguridad y la política exterior colombiana.


 
Jueves 26 de marzo de 2015
 
Venezuela ha recortado a la mitad los despachos subsidiados de crudo a Cuba y los países miembros de Petrocaribe y hoy representan cerca de 200,000 barriles diarios en lugar de los 400,000 barriles enviados en el 2012, indicó un informe de Barclays.
 
Además, el banco de inversión calificó de “irónico” que Venezuela siga manteniendo los despachos de crudo, resaltando que mientras el país donante sufre dificultades extremas, está subsidiando a países que gozan de una mejor salud económica.
 
Debido a los recortes en los envíos de petróleo a los países de El Caribe, la firma recortó su pronóstico de déficit en moneda extranjera de Venezuela a $22,600 millones desde los más de $30,000 millones que preveía anteriormente para el 2015.
 
“Los acuerdos petroleros han sido una pesada carga para Venezuela. Estas entregas alcanzaron los 400,000 bpd en su punto más alto en el 2012, pero Venezuela solo obtuvo pagos por 200,000 bpd”, dijo Barclays citando cifras de Petrologistics, firma que hace seguimiento de los movimientos de buques tanqueros.
 
“En la última década los acuerdos le han costado a Venezuela hasta $50,000 millones”, agregó el informe titulado “Reduciendo la Generosidad”.
 
Sorprendentemente, Cuba –el más importante aliado del régimen de Nicolás maduro- no ha sido exonerada de los recortes, que se profundizaron después de agosto del 2014, cuando los precios del crudo comenzaron a disminuir.
 
“Cuba ha recibido alrededor de 55,000 barriles diarios desde septiembre, casi la mitad de lo que recibió en el 2012”, señaló el informe.
 
La reducción de las entregas a Cuba es más importante que las de los otros países beneficiarios de la generosidad venezolana, dado que a diferencia de los países miembros del programa Petrocaribe, que al menos pagan una porción de las entregas, el régimen de La Habana no desembolsa pagos en efectivos por el intercambio.
 
Bajo los pactos de cooperación vigentes entre los dos países, Cuba paga el crudo que obtiene enviando médicos y entrenadores deportivos para los programas sociales emprendidos por el chavismo y a través de los servicios del aparato de inteligencia de la isla.
 
Sin embargo, los envíos a los países miembros de Petrocaribe también han disminuido significativamente.
 
Los despachos a la República Dominicana y a Jamaica, que abarcan aproximadamente la mitad del total del programa, han caído 56 por ciento y 74 por ciento respectivamente frente los niveles del 2012.
 
Los recortes reducen a solo 80,000 barriles diarios la porción del crudo que envía a sus aliados sin recibir a cambio pagos en moneda dura.
 
Es un mayor ingreso que mejora el cuadro financiero del país en cerca de $7,500 millones, dijo el informe.
 
“Nosotros ahora estimamos que el déficit del flujo de caja en moneda dura aumentará a $22,600 millones este año desde los $15,000 millones del 2014, lo cual reduce significativamente nuestro estimado previo de más de $30,000 millones”, dijo Barclays.
 
“Nosotros estimamos que el gobierno podría obtener financiamiento de $17,500 millones, lo que significa que su posición en activos tendrá que disminuir en cerca de $6,300 millones para poder cerrar la brecha”, agregó.
 
Venezuela, país que acaba de salir de una de las más pronunciadas y prolongadas bonanzas petroleras de su historia, ahora se encuentra inmersa en uno de sus peores crisis económicas debido a la sistemática destrucción del aparato productivo nacional y la drástica caída de los precios del crudo, sostienen economistas.
 
Los venezolanos, que hoy enfrentan un índice de escasez mayor al 50 por ciento, se están viendo obligados a pasar horas haciendo cola para poder ingresar a supermercados con anaqueles medio vacíos.
 
La drástica caída en los precios del crudo aunada a las pesadas obligaciones externas contraídas bajo el chavismo han dejado a la nación petrolera con menos de la mitad de los $33,000 millones que utilizó para importar productos en el 2014, año en que el país ya comenzaba a sufrir la crisis de desabastecimiento.
 
Además, los problemas económicos por los que hoy atraviesan los venezolanos también pueden ser atribuidos a la asistencia que brindó a Cuba y a otros países del Caribe.
 
“Si Venezuela hubiese vendido ese crudo bajo condiciones de mercado y ahorrado esos ingresos, tendría actualmente más de tres veces de las reservas internacionales que tiene hoy día”, dijo el informe de Barclays.
 
El gobernante Nicolás Maduro saluda a un trabajador de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en marzo del 2013.
 
Lea completa la noticia en: elnuevoherald.com
 
 
 
 
Miércoles 25 de marzo de 2015
 
El regreso de Cuba a la Organización de Estados Americanos (OEA) y el restablecimiento de sus relaciones con Estados Unidos junto al anuncio del presidente Nicolás Maduro de aprovechar la reunión internacional para solicitar de su homólogo estadounidense, Barack Obama, la derogación de las sanciones contra Venezuela, ambientan el escenario de la VII Cumbre de la OEA.
 
El internacionalista y profesor de la Universidad Central de Venezuela, Carlos Romero, considera que la cita, del 10 al 11 de abril en Panamá, reviste una gran importancia para el continente americano.
 
La reunión es positiva por el retorno de Cuba a la organización tras más de 50 años fuera del foro, además de normalizar sus relaciones con Estados Unidos, destacó el profesor de la UCV.
 
El Presidente Maduro ha dicho que entregará las firmas del pueblo venezolano que reflejan la solidaridad con su gobierno y debido a ello solicitará a su par de Estados Unidos que revoque las sanciones dictadas.
 
Observó que el país anfitrión ha diligenciado una reunión bilateral que pueda superar el momento que vive Venezuela, cuyo Gobierno ha considerado el tema de la orden ejecutiva impartida por Obama, y de las sanciones a siete altos funcionarios venezolanos, como un motivo de peso para una movilización nacional.
 
Explicó que existe una diferencia con el resto de los países que han insistido en que la situación entre Caracas y Washington es un tema bilateral y no un problema regional.
 
Respuesta patriótica
 
El vicepresidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional (AN), Saúl Ortega, describió el interés de mucha gente en recoger con sus cámaras el momento cuando el presidente Obama mire los ojos de los líderes del continente americano quienes a su juicio voltean a favor de Venezuela.
 
El parlamentario del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) sostuvo que la movilización de los venezolanos para recoger 10 millones de firmas representa "la unidad nacional patriótica del pueblo de enfrentar esa amenaza".
 
Las declaraciones del diputado fueron en referencia a las medidas que declara a Venezuela como una amenaza nacional al territorio estadounidense.
 
Embargo aún se mantiene
 
El vicepresidente de la comisión parlamentaria de Política Exterior considera que el embargo comercial, económico y financiero que se ha mantenido en contra de Cuba (también conocido como el bloqueo) impuesto por Estados Unidos desde el año 1960 aún se mantiene pese al acercamiento que ha manifestado Washington con La Habana, desde finales del año 2014.
 
"Ese embargo existe todavía, a pesar del acercamiento", explicó Ortega, y se pregunta adicionalmente cómo se va a presentar en el escenario de la Cumbre de la Organización de Estados Americanos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama "con semejante amenaza militar contra la República Bolivariana de Venezuela"
 
 
imageRotate
 
 
Lea completa la noticia en: eluniversal.com
 
Más información y análisis en: www.opeal.net.
 

Lunes 02 de marzo de 2015

Luego de su reunión en la Residencia de Suárez, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez y el cubano Raúl Castro "resaltaron la importancia de profundizar las relaciones comerciales entre ambos países y evaluaron las posibilidades de incrementarlas y promover inversiones mutuas y conjuntas".

Asimismo los mandatarios señalaron "logros en materia de cooperación mutua, prestaciones de salud, ciencia y tecnología. Manifestaron su satisfacción de los resultados de la reunión".

Hoy sobre las 10 de la mañana el presidente cubano Raúl Castro llegó a la Residencia de Suárez, acompañado de una comitiva de unos diez autos.

El presidente de la República salió a recibirlo para luego reunirse con él. Al mismo momento varios ministros (Rodolfo Nin Nova, Marina Arismendi, Carolina Cosse, Jorge Basso, y Tabaré Aguerre) se reunieron con una delegación cubana integrada por la embajadora de Cuba Mercedes Vicente, el vicepresidente del consejo de ministros Ricardo Cabrisas, el ministro de Salud Roberto Morales Ojeda, el ministro interino de Comercio Exterior Antonio Carricarte y la viceministra de Relaciones Exteriores Marcelino Medina.

Después Castro y Vázquez se juntaron con los ministros.

Luego de las reuniones Castro y Vázquez almorzarán un asado criollo o asado con cuero.

El mismo domingo de la asunción, tras prestar juramento en el Parlamento, el presidente entrante mantuvo un breve diálogo con su par brasileña, Dilma Rousseff.

Además, otros mandatarios de la región que estuvieron presentes en la asunción tuvieron breves intercambios con Vázquez el mismo domingo. Fue el caso de Rafael Correa (Ecuador), Michelle Bachelet (Chile), Ollanta Humala (Perú) y Horacio Cartes (Paraguay), que viajó a Montevideo por el día. 

Lea completa la noticia en: elpais.com.uy
Published in Noticias Uruguay

Lunes 02 de febrero de 2015

The US says it will not hand back the Guantanamo Bay naval base as part of efforts to improve relations with Cuba.

Cuban President Raul Castro included the demand in a speech on Wednesday, calling also for the US trade embargo to be lifted.

US President Barack Obama "does believe that the prison at Guantanamo Bay should be closed down... but not the naval base", the White House said.

The land on which the base stands was leased to the US by Cuba in 1903.

The Cuban government which came to power in the revolution of 1959 has long demanded its return, saying it is a violation of international law, but the US points to a legal provision making the lease permanent unless it is terminated by mutual agreement.

Last month the two countries announced a thaw in relations, agreeing to restore diplomatic ties severed in 1961. Delegations have begun negotiating the re-establishment of embassies.

However in a speech on Wednesday, Mr Castro said: "The re-establishment of diplomatic relations is the start of a process of normalising bilateral relations.

"But this will not be possible while the blockade still exists, while they don't give back the territory illegally occupied by the Guantanamo naval base."

This condition was rejected by White House spokesman Josh Earnest in remarks to the media on Thursday.

He agreed that President Obama was seeking to shut the prison at Guantanamo Bay, as it "only serves as a recruiting tool for al-Qaeda and other extremist organisations".

"But the naval base is not something that we believe should be closed," he said.

Lea completa la noticia en: bbc.com
Published in Noticias Cuba

A través del estrecho.

Noventa millas separan Key West de la costa cubana, y casi dos millones de personas de origen cubano habitan en Estados Unidos -sobre todo en Florida, donde el peso económico, cultural y político de esa comunidad es particularmente relevante-. Thomas Jefferson intentó comprar Cuba a los españoles en 1808, y estuvo siempre persuadido de la importancia de incorporarla -junto con Canadá- a la joven federación norteamericana para consolidar así “un imperio de la libertad como no ha existido jamás”. La independencia de Cuba está ligada a la irrupción de EE.UU. en la escena internacional como potencia de orden mundial: tras su victoria en la Guerra Hispano-norteamericana de 1898, los estadounidenses establecieron sobre ella una especie de protectorado en virtud de la odiosa “Enmienda Platt”, que si bien reconocía su emancipación, daba carta blanca al intervencionismo. Más de nacionalismo y menos de socialismo tuvo, en ese sentido, la revolución de 1959, que rápidamente fue arrastrada por la Guerra Fría. Pocas veces en la historia han estado dos pueblos tan próximos más lejos. Desde entonces, a través del estrecho, empezó a abrirse un abismo que todo hacía prever infranqueable en el corto plazo hasta el 17 de diciembre del año pasado.

 

 

El encuentro entre las delegaciones encabezadas por Roberta Jacobson y Josefina Vidal en La Habana la semana anterior es sólo el abrebocas de una compleja y sinuosa hoja de ruta que apunta a la normalización de las relaciones bilaterales, y que abarca no sólo la facilitación de la circulación de personas, del envío de remesas y de transacciones financieras, del intercambio comercial y del acceso a las redes de comunicaciones (especialmente Internet) -entre otras medidas, algunas ya puestas en vigor-, sino que comprende también la revisión de las sanciones que pesan sobre Cuba (“el embargo”), su exclusión de la lista de “Estados patrocinadores del terrorismo” (que data de 1982) e incluso, negociar la delimitación marítima pendiente en el Golfo de México.
Nada de esto será fácil. El Gobierno estadounidense requerirá del concurso de un Congreso por ahora hostil. La disidencia cubana está fragmentada, y algunos sectores miran con recelo el “apaciguamiento”. La dictadura castrista insistirá en negar lo que siempre ha sido. Habrá avances, retrocesos, y estancamientos. No se borran cinco décadas de un plumazo y los cruceros -que empezarán muy pronto a recalar de nuevo en La Habana- no doblan las esquinas. Pero cuando una estrategia fracasa hay que cambiarla. El dogmatismo es mal consejero de política exterior, y de nada sirve prolongar innecesariamente el pasado.

Andrés Molano Rojas
Profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario y Director Académico del Observatorio de Política y Estrategia en América Latina (OPEAL).
Published in OPEAL en los medios

Miércoles 21 de Enero de 2015

En el Palacio de Convenciones de La Habana, comenzó hoy, con un diálogo dedicado a los asuntos migratorios, la ronda de conversaciones entre ambas naciones. 

Con un diálogo sobre asuntos migratorios comenzó hoy en el Palacio de Convenciones de La Habana la ronda de conversaciones de dos días entre Estados Unidos-Cuba que busca adelantar el reestablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Por la parte estadounidense la sesión está presidida por el subsecretario asistente del Buró para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Edward Alex Lee.

Mientras, al frente de la delegación cubana está la directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX), Josefina Vidal Ferreiro.

Durante la jornada se pasará revista al cumplimiento de los Acuerdos Migratorios adoptados el 9 de septiembre de 1994 y el 2 de mayo de 1995.

Según adelantó la víspera una fuente del MINREX, Cuba ofrecerá información a la delegación norteamericana sobre la marcha de las medidas tomadas en enero del 2013 para actualizar la política migratoria cubana y su impacto en el flujo de personas entre ambos países.

Asimismo, La Habana se pronunciará respecto a la persistencia de la política de “pies secos, pies mojados” y la Ley de Ajuste Cubano, que constituye el principal estímulo a la emigración ilegal hacia territorio norteamericano.

La fuente diplomática añadió que la parte cubana mostrará su rechazo por la política establecida en el año 2006 por el expresidente George W. Bush de otorgar parole (residencia en Estados Unidos) a los profesionales y técnicos cubanos de la salud que abandonen su misión en terceros países.

También será un espacio para hablar de la cooperación bilateral en el enfrentamiento a la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude de documentos, sostuvo.

Esta es la octava ronda de conversaciones sobre asuntos migratorios realizada con la actual administración estadounidense. Estos encuentros se interrumpieron en el año 2004 durante el gobierno de George W. Bush y se reanudaron en el 2009, bajo la presidencia de Barack Obama.

Lea completa la noticia en: granma.cu
Published in Noticias Cuba
Lunes, 22 Diciembre 2014 00:00

EE.UU. y Cuba. Deshielo en el Caribe

El Nuevo Siglo Bogota

Nadie  habría podido preverlo.  Nadie pensó que los rumores que empezaron a circular al fragor de la liberación de Alan Gross fueran a hacerse realidad tan rápidamente.  Y sin embargo, el giro en las relaciones entre EE.UU. y Cuba, anunciado simultáneamente por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro la semana pasada, es una de las decisiones más lógicas que hubieran podido tomarse en el dominio de la política internacional contemporánea, tan complejo y plagado de aporías.

A lo largo de los últimos años se han producido importantes cambios en el posicionamiento de Cuba en el sistema internacional.  Desde su llegada al poder, Raúl Castro ha impulsado varias reformas, tímidas pero significativas, no sólo en el terreno económico sino también, por ejemplo, al aliviar restricciones que impedían a los cubanos viajar al extranjero.  El castrismo sigue siendo lo que siempre ha sido: una dictadura comunista anacrónica, una tiranía familiar, y un proyecto político-económico fallido. Pero sería un error subestimar estas transformaciones.  Tanto como ingenuo sería esperar ahora un cambio de régimen de la noche a la mañana.

En julio, Rusia condonó el 90% de la deuda cubana, en una apuesta por recuperar al antiguo socio soviético en el Caribe.  Los brasileros invierten cuantiosamente en el sector azucarero y tienen ambiciosos proyectos en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel. Los europeos han ido abandonando la “posición común”, adoptada a instancias del gobierno Aznar en 1996, y actualmente negocian un Acuerdo Político y de Cooperación con La Habana -sin que por ello los derechos humanos hayan desaparecido de la agenda bilateral-.  En ese contexto, la política estadounidense de aislar a Cuba y mantener el bloqueo, habría acabado más bien marginando a Washington del desarrollo futuro de los acontecimientos en la mayor de las Antillas, al modo de un convidado de piedra que presencia impotente el devenir de la historia en su propio vecindario.

Pero además, el asunto de Cuba se había convertido en el principal problema de las relaciones interamericanas (algo de lo cual se dieron cuenta también los canadienses, que pasaron de vetar la presencia de Cuba en la Cumbre de las Américas a facilitar, junto al papa Francisco, la aproximación con Washington). Y en ese sentido, no cabe duda de que el deshielo en el Caribe, el enfoque en las relaciones cubano-estadounidenses, abre una ventana de oportunidad para reconstruir el diálogo y acaso también para insuflar nueva vitalidad a las instituciones interamericanas, mientras se crea un entorno favorable a la transición en La Habana.

Andrés Molano Rojas
Profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario y Director Académico del Observatorio de Política y Estrategia en América Latina (OPEAL).
Published in OPEAL en los medios
Lunes, 29 Diciembre 2014 00:00

Deshielo EU-Cuba. ¿Adiós al enemigo?

El Nuevo Siglo Bogota

“Sin ‘enemigo’ externo regímenes revolucionarios pierden parte de legitimidad”

Es  un error subestimar a los enemigos: minimizar la amenaza que representan, despreciarlos por su aparente insignificancia, o estar demasiado persuadidos de la propia invulnerabilidad, han costado caro incluso a grandes imperios. La enemistad entre Estados, además, explica un montón de cosas en materia de relaciones internacionales: desde la formación de las alianzas hasta por qué los Estados reaccionan de forma distinta frente a hechos objetivamente idénticos. Lo anterior es cierto, aunque acaso lo sea también que en política internacional no existen amigos sino solamente intereses.

Durante los últimos días han emergido diversas explicaciones al “deshielo” que parece haberse abierto en las relaciones entre EE.UU y Cuba.  Ninguna de ellas ofrece, sin embargo, una respuesta absoluta. Se requiere combinar varias hipótesis para construir un razonamiento lo más completo y verosímil posible. También han abundado las especulaciones sobre el impacto que el giro en la relación bilateral tendrá no sólo en la futuro del régimen castrista, sino de la política interna estadounidense, la suerte del chavismo, la evolución de las relaciones interamericanas, e incluso la geografía del turismo en el Caribe.  Algunos analistas han llevado aún más lejos sus reflexiones, señalando que el deshielo en el Caribe podría anticipar un deshielo en Medio Oriente: en las relaciones de Washington con Teherán, según avance el año próximo la negociación sobre el programa nuclear iraní. Puede que así ocurra (los regímenes de Irán y de Cuba tienen más de una cosa en común, a pesar de sus evidentes diferencias).

El caso es que durante décadas el régimen cubano ha definido su seguridad en función de la existencia de un enemigo externo que conspira contra la revolución.  Ello ha dado pábulo a la formación de un poderoso e influyente estamento militar, ha legitimado la represión de toda oposición interna (acusada de estar en connivencia con el enemigo externo), y ha lastrado cualquier avance en materia de DD.HH.  Si el deshielo tiene éxito, el supuesto fundamental de dicha lógica, esto quedaría en entredicho. De ello no seguiría, automáticamente, ni el fin del castrismo ni el cambio de régimen. Pero no cabe duda de que la transformación del entorno exterior, el paso de la enemistad existencial al antagonismo -si se quiere puramente ideológico-, y el empleo inteligente de incentivos para la distensión y la aproximación, podrían allanar el camino a recorrer en el futuro.  Algo similar ocurrió 25 años atrás con la URSS.  Pero para lograrlo se requiere también un Gorbachov en La Habana, y quizá aún es demasiado pronto para ello.

Andrés Molano Rojas
Profesor de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario y Director Académico del Observatorio de Política y Estrategia en América Latina (OPEAL).
Published in OPEAL en los medios
 
Jueves, 18 de Diciembre de 2014
 
El portavoz del presidente Barack Obama, Josh Earnest, no descartó este jueves que el mandatario cubano, Raúl Castro, pueda visitar en un futuro la Casa Blanca, tras el inicio de un proceso para el restablecimiento de las relaciones bilaterales.
 
Obama y Castro anunciaron este miércoles un acuerdo para normalizar sus relaciones después de 53 años de antagonismo, que ha sido calificado de "histórico" y respaldado unánimemente por los otros países de América Latina, pero ha despertado también críticas entre sectores del Partido Republicano y el exilio cubano.
 
En enero, la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, liderará un viaje a Cuba de funcionarios estadounidenses para la próxima ronda de diálogo migratoria, la primera misión de alto nivel a Cuba.
 
Obama y Castro anunciaron este miércoles un acuerdo para normalizar sus relaciones después de 53 años de antagonismo, que ha sido calificado de
 
Lea completa la noticia en: eltiempo.com
Published in Noticias Cuba
Jueves, 18 Diciembre 2014 19:49

Cuba: La llave del embargo

 
Jueves, 18 de Diciembre de 2014
 
Hace aproximadamente 30 años, a mediados del año 1984, me tocó ir a hacer la copia de una llave a una ferretería que había en la calle San Miguel, en el corazón del bullicioso barrio de Centro Habana. Era uno de los pocos negocios estatales de la ciudad que ofrecía este tipo de servicios con cierta garantía, pues en otros lugares las reproducciones se hacían artesanalmente, limando a ojo moldes de llaves similares, pues la mayoría de las cerraduras instaladas en la isla eran de fabricación norteamericana. Debido al embargo de Estados Unidos, que comenzó casi con el mismo triunfo de la revolución de Fidel Castro, no entraban moldes de llaves originales, lo que complicaba todavía más la cosa, pero por suerte el cerrojo de mi piso era fabricado en los países socialistas, por lo que, pensaba yo, no debía haber mayores dificultades.
 
El Llavín, que así se llamaba el negocio en cuestión, era “Colectivo Vanguardia”, según rezaba un letrero rojo colgado en la pared, y tenía una moderna máquina para hacer las reproducciones. El empleado encontró sin dificultad un molde, lo puso en una máquina junto a la original y en unos minutos tenía mi copia. Cuando la probé al llegar al edificio de 12 y Malecón, donde vivía, la llave no entraba en la cerradura. ¡Ni el pico de la llave entraba! Bastante encabronado, cogí de nuevo una guagua repleta y volví a la tienda. Después de 40 minutos de cola, el trabajador de El Llavín me dijo que no tenía derecho alguno a reclamar.
 
“Debía haber mirado uté antes la advertencia”, afirmó. Efectivamente, encima de la máquina, escrita sobre un cartón, la siguiente frase decía: “Las copias de llaves se hacen sin garantía”. Yo estaba recién llegado y no había interiorizado aún que la eficiencia y el tiempo en el socialismo tenían otra dimensión, más si por una carambola histórica este sistema se desarrolla en el Caribe y encima se le suman variables como el embargo y la abierta enemistad de Estados Unidos. Así, la bronca en El Llavín fue subiendo de tono, y cuando el empleado se sintió acorralado soltó una frase que después escucharía muchas veces: “La culpa de todo la tiene Estados Unidos, que nos tiene bloqueados desde hace 25 años”.
 
Le hice notar por tercera o cuarta vez que mi llave era rusa, pero el hombre siguió con el mismo argumento ante la mirada cansada de la gente, que seguía haciendo cola. A muchos de los clientes les habría ocurrido lo mismo alguna vez, pero consideraban inútil protestar; este tipo de problemas eran inherentes al sistema, como la libreta de racionamiento o la ineficiencia de las empresas estatales, no tenía ningún sentido luchar contra algo que era de una forma determinada y nadie lo iba a cambiar.
 
La historia viene a cuento porque más de dos tercios de los 11 millones de cubanos que en la actualidad residen en la isla no habían nacido cuando ya los Gobiernos de Washington y La Habana habían roto relaciones, y el enredo de restricciones y prohibiciones que dan cuerpo al embargo estaba en vigor.
 
El embargo, o “bloqueo”, según el nombre oficial en Cuba, sin duda ha provocado miles de problemas a los cubanos, aunque, como reconoció valientemente ayer el presidente estadounidense Barack Obama, esta política no haya servido de nada en su propósito de lograr el derrocamiento del régimen.
 
El desabastecimiento crónico de determinados productos, la pésima calidad de otras mercancías y comestibles comprados antes en los antiguos países socialistas —compotas incomibles de Albania, conservas búlgaras y rusas sabrosas por el hambre, pero increíblemente eficaces para la acidez, o vinos de oscuras y remotas procedencias—, además de las restricciones financieras internacionales y la dificultad para acceder a medicamentos de última generación, que hubiera resultado más sencillo y económico comprar en Estados Unidos, han afectado a la mayoría de los cubanos desde que nacieron. El embargo está codificado en el ADN del cubano, y del mismo modo lo está el enrocamiento del régimen ante Estados Unidos como reacción a esa política de asfixia, cuya existencia ha servido de argumento y excusa para justificarlo todo: ibas a una oficina en horario público y estaba cerrada, cuestión del embargo; pedía un turista un mojito en la Bodeguita de Enmedio y no había limón ni hierbabuena (productos nacionales), el embargo de nuevo. Y así hasta el infinito.
 
Dijo ayer Raúl Castro que el restablecimiento de las relaciones con EE UU y las medidas anunciadas no terminaban con el problema “del bloqueo”, cuya derogación no depende del presidente Obama sino del Congreso, de mayoría republicana. Tampoco Obama ha liberado todavía el turismo norteamericano, otra pieza clave, pero el primer paso está dado. La semana pasada este periodista coincidió en La Habana con los estudiantes del buque escuela norteamericano M. V. Explorer, 624 jóvenes de 250 universidades de EE UU de visita en la isla. Aquello era el futuro. Ya no hay en el horizonte Llavín que valga.
 
 
Lea completa la noticia en: internacional.elpais.com
Published in Noticias Cuba
Página 1 de 27
Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga Calle 70 No. 7A-29 PBX: 317 79 79 Fax: 317 79 89 Bogotá - Colombia www.icpcolombia.org
Agencia Digital