Venus
OPEAL, un proyecto del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga, hace seguimiento permanente a la situación geopolítica, económica, medioambiental y de seguridad de la región así como a la coyuntura de seguridad y la política exterior colombiana.




Displaying items by tag: Economía

AméricaEconomía

Viernes, 29 de noviembre de 2013

Autor: Francisco Contreras 

China, país con fama de ser altamente restrictivo en términos de libertades, está anunciando que el mercado tendrá un “rol decisivo” en la economía del país, lo que implica una serie de reformas que acelerarán el proceso de apertura iniciado en 1978, reformas que entre otras afectan el emprendimiento privado el cual se fomentará, las empresas podrán operar de manera independiente, se pretende desarrollar un sistema financiero moderno, entre otras medidas. Por otra parte, en Chile, economía donde el mercado ha jugado un rol clave en el crecimiento del país, vemos a diario que diferentes actores políticos y sociales piden más restricciones y regulaciones a la actividad privada, empujando al Estado al extremo de que vuelva a tomar el control de actividades económicas vía nacionalización de los recursos o generando nuevas empresas estatales. En otras palabras, el mundo al revés.

En Chile, cada cierto tiempo se destapa algún escándalo que afecta la credibilidad del modelo económico y deja en tela de juicio a todo el empresariado. Por nombrar algunos de ellos que descansan en la memoria colectiva: el caso Inverlink, La Polar, la Colusión de las Farmacias, las Alzas de las Isapres, la Rentabilidad de los Fondos de pensiones, las modificaciones unilaterales a los contratos, y lo último y más reciente, el Caso Cascadas, que sigue en desarrollo. Sin embargo, olvidamos que en Chile existen formalmente casi 850 mil empresas productivas, divididos en grandes (13 mil), medianas (26 mil) y pequeñas (821 mil), las cuales en su mayoría cumplen sus obligaciones con total apego a la ética y las normas legales vigentes, empleando a más de 8 millones de personas, casi la mitad de la población del país.

Una vez tomada la decisión de comenzar una aventura empresarial, hay que tener en cuenta que se interactuará con riesgos, costos y beneficios asociados, los que deben ser abordados con responsabilidad y donde el éxito es una apuesta no siempre segura. En general y tomando como base lo que aparece en la prensa de los últimos meses, se aprecia que nadie muestra mayor reparo con que otro asuma los costos y riesgos. Donde se generan los problemas es al momento de la partición de los beneficios.

De hecho, al parecer gran parte de los problemas que nos afectan como país tienen como responsables a los empresarios y/o grupos económicos. “Lucro”, “ganancias excesivas”, “depredación de recursos”, entre otros, son conceptos que escuchamos a diario y que van quedando plasmados en el inconsciente colectivo como una realidad donde existe una minoría de “empresarios” que abusa y una mayoría de “trabajadores” que es abusada, sin reparar que, tal como todos recibimos un sueldo como compensación al trabajo que realizamos, el empresario busca una legitima ganancia por su inversión. Entonces, la pregunta es: ¿qué pasaría si en Chile no hubiera empresarios? Algunos dirán: “se acaban los abusos y todo se reparte en partes iguales”. Bajo ese prisma, todos seríamos más ricos y se solucionan todos los problemas del país, pero sin lugar a dudas hay que hacerse cargo de “unos pequeños detalles” para que el nuevo modelo funcione mejor.

Si vamos a funcionar bajo este nuevo modelo, hay que responder un pregunta fundamental: ¿quién produce? Asumiendo que tenemos recursos para expropiar y no hay reacción en contra de los expropiados, el Estado se hace cargo de todas las empresas. El problema que subyace bajo este nuevo modelo es que el Estado ha demostrado ser un mal empresario. Signo de esto son las continuas protestas y paros que cada cierto tiempo suceden por parte de los empleados públicos. Por otro lado, nace otra interrogante: ¿quién va a controlar al nuevo Estado-empresario? La respuesta es obvia: el Estado-fiscalizador. Dejando el escenario tal como está y asumiendo como posible este desdoblamiento, suena a conflicto de intereses y en caso que efectivamente se sancionen las conductas inadecuadas, las multas las pagamos todos aquellos que pagamos impuestos, por lo cual todos somos perjudicados.

Otra pregunta se desprende de este nuevo modelo: ¿quién paga impuestos? La respuesta es simple: no serían necesarios, ya que el Estado produce y por esta vía gana y reparte directa y en forma más eficiente, por ende, todos somos beneficiados. Sin embargo, la práctica dice que esto no es así, ya que todos deberíamos estar dispuestos a ganar lo mismo y el Estado fijaría “precios justos” para cada servicio o producto. Esto es difícil de implementar, ya que es lógico que cada empleado pedirá compensación en línea con su aporte, por lo cual la distribución no será equilibrada, lo que generará nuevos conflictos. Por otra parte, si fuese posible satisfacer las necesidades de todos -que tienden a ser infinitas-, nace otra pregunta de respuesta aún más difícil, y es saber si el Estado será capaz de hacerlo y con qué recursos.

¿Expectativas? Todos -o la gran mayoría- quieren educación gratuita y de calidad, pensiones más justas, sueldos dignos y estabilidad laboral. Los modelos de corte solidarios son altamente deseables, sin embargo, cuando la tasa de renovación de la población no es constante y cada vez hay menos gente ingresando al sistema -lo que se conoce como envejecimiento de la población-, se produce que el modelo sea imposible de sostener en el tiempo, a menos de que se inyecten recursos vía subsidios. Esta situación asume que los recursos son ilimitados y lamentablemente para Chile esto no es real, pues producimos cobre y no petróleo, oro o diamantes, por lo cual en algún momento el sistema no se podrá auto-financiar y tenderá a colapsar.

Por último, y no menos importante, es definir quién invierte, ya que si todo se reparte, la baja o nula inversión en las empresas estatales traerá graves consecuencias sobre la calidad del servicio y su continuidad. Nuevamente, la práctica dice que las empresas estatales -en general- son de baja competitividad y calidad de servicio, ya que sus costos de producción están sobre la media de las industrias en que participan, salvo contadas excepciones.

Ejemplos sobre los pequeños detalles que debemos resolver para cambiar el modelo pueden existir muchos. En resumen: bajo un modelo con un Estado empresario “los salarios justos”, “precios justos” y “derechos garantizados”, producen aumento del gasto, y por otra parte, se hace simple establecer los derechos, pero muy difícil definir las obligaciones. Bajo este sistema, la proyección es que los conflictos posiblemente aumenten, ya que el Estado pasaría de ser el factor proveedor de solución, a ser el nuevo “abusador”.

Por todo lo anterior, propongo una alternativa: que el mercado tenga un “rol decisivo” en la economía del país. No olvidemos que en China descubrieron la pólvora. Eso implica que el Estado es un fiscalizador y garante de las buenas prácticas y pone las reglas del juego para que las empresas se desarrollen y hagan crecer al país. Los malos empresarios siempre van a existir al igual que los malos empleados, políticos, jueces, etc. Hay que tomar los resguardos para que la sanción sea acorde con el daño causado, de forma de desincentivar malas prácticas. El marco regulatorio chileno es en general eficiente en este punto, sin embargo, “hecha la norma, hecha la trampa”. Si tenemos que enfocar la acción del Estado en algo, debe ser en funcionar de manera proactiva y mejorar la capacidad de reacción. Lo demás es retórica. Si alguien no está conforme con su trabajo, el sueldo o las condiciones laborales que se dan en su industria, debe buscar alternativas o decidirse y emprender un negocio. La mayor parte de los empresarios partieron desde abajo, sacrificando bienestar en persecución de un sueño. El problema es que le puede ir bien y ser exitoso, y en Chile, eso está penado socialmente -no es deseable-; sólo puedo desear que le vaya bien, pero nunca tanto.

Disponible en: www.americaeconomia.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias Chile

AméricaEconomía

Miércoles, 27 de noviembre de 2013

Autor: Alejandro Werner

Las economías de Centroamérica, Panamá y la República Dominicana (CAPRD) se enfrentan a importantes desafíos tras la crisis económica mundial: lento crecimiento en los principales socios comerciales, condiciones financieras más restrictivas debido al proceso de normalización de la política monetaria de Estados Unidos y un continuo deterioro de los términos de intercambio.

El pasado 21 de noviembre se realizó una conferencia de dos días en la que el FMI y las autoridades económicas de la región intercambiarán opiniones sobre estos desafíos y las políticas necesarias para abordarlos.

Según nuestras proyecciones más recientes, el crecimiento económico en la región de CAPRD seguirá siendo moderado en 2013–14 y se situará bastante por debajo de los niveles previos a la crisis, con brechas negativas del producto en varios países (es decir, con el producto efectivo por debajo del producto potencial). Concretamente, prevemos que la actividad económica se desacelerará a alrededor de 3% en 2013, casi 1 punto porcentual menos que en 2012. La reducción se debe sobre todo al crecimiento más débil de los socios comerciales (en particular Estados Unidos), una merma de la producción de café debido a la roya y, en algunos países, la incertidumbre con respecto a las políticas por la proximidad de ciclos electorales. Se prevé que el crecimiento aumentará solo levemente a 3.3% el próximo año, a medida que estos factores se reviertan o se disipen (por ejemplo, se proyecta que el crecimiento de Estados Unidos aumentará significativamente en 2014).

Viejos y nuevos riesgos. Varios riesgos negativos dominan este sobrio panorama. En concreto, el repliegue de la relajación cuantitativa (quantitative easing) por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos podría provocar una prolongada volatilidad en los mercados financieros internacionales, que incidiría negativamente en la actividad de las economías avanzadas y los mercados emergentes. Además, existe un riesgo significativo de que el crecimiento en algunas economías avanzadas, particularmente en Europa, pueda ser inferior a lo actualmente previsto, y eso también afectaría adversamente a las economías de la región. A nivel regional, no se puede descartar la posibilidad de que la roya incida de manera más fuerte y prolongada sobre el producto.

Fortalecimiento de los fundamentos económicos. Por lo tanto, será importante que los países de la región de CAPRD fortalezcan sus fundamentos económicos y los márgenes para la aplicación de políticas a fin de estar mejor preparados para los difíciles tiempos que se avecinan, así como para reducir vulnerabilidades existentes. Después de la crisis mundial, los déficits fiscales y en la cuenta corriente externa en general aumentaron en la región, dando lugar a fuertes incrementos de la deuda pública o a deterioros de las reservas internacionales en algunos países (gráficos 1 y 2). A menos que se modifiquen las políticas macroeconómicas, estas tendencias persistirán en los próximos años, e incluso podrían empeorar en algunos casos, exacerbando particularmente el aumento del coeficiente de deuda pública con relación al PIB.

3636

3637

Opciones de política fiscal. Para solucionar esta situación, la consolidación fiscal debe ser una prioridad para los países con niveles de deuda pública altos o en rápido crecimiento. En la medida de lo posible, el ajuste debería implementarse en forma gradual para reducir a un mínimo el impacto negativo en el crecimiento económico en el corto plazo. Los países que buscan reducir sus déficits presupuestarios tienen a su disposición múltiples opciones, tales como ejercer un control más estricto sobre el crecimiento de los salarios, reducir los subsidios mediante una mejor focalización, reducir las exenciones tributarias, reforzar la administración tributaria y, en ciertos casos, elevar las tasas impositivas.

En la región también hay margen para apuntalar los marcos nacionales de política fiscal, con el fin de establecer objetivos de mediano plazo consistentes con la estabilidad macroeconómica y la sostenibilidad de la deuda pública. En este sentido, a los países les podría convenir adoptar reglas fiscales que apunten, por ejemplo, a lograr balances primarios estructurales compatibles con niveles prudentes de deuda pública. Estas reglas deberían cubrir de forma adecuada el sector público para disuadir su evasión y a la vez incluir cláusulas de escape apropiadas y transparentes en caso de que se produzcan choques fuertes a la economía, con el fin de afianzar su credibilidad.

Los países también deben reducir a un mínimo los riesgos fiscales derivados de las asociaciones público-privadas. En tal sentido, es esencial que todos los costos fiscales y las garantías públicas relacionadas con las mismas sean reflejados en los presupuestos nacionales y formen parte de los análisis de sostenibilidad de deuda.

Un marco monetario más sólido. En lo que se refiere a la política monetaria, resulta crucial consolidar los avances en la reducción de la inflación y afianzar el anclaje de las expectativas inflacionarias. Para respaldar estos esfuerzos, habría que continuar la transición hacia regímenes de metas de inflación y, en términos más generales, modernizar los marcos de política monetaria, sobre todo mejorando los canales de transmisión monetaria. Al mismo tiempo, la región debería avanzar más en la mejora de la capacidad de sus regímenes cambiarios para absorber choques.

Un sistema financiero más seguro. La región ha avanzado considerablemente en el fortalecimiento de sus sectores financieros. En este momento, los bancos cuentan con niveles de capital y liquidez que superan los exigidos por Basilea III. Pero no por esto deben darse por satisfechos, sobre todo dada la naturaleza estática de esos indicadores. En particular, es necesario avanzar más en la implementación de la supervisión basada en riesgos, el fortalecimiento del marco normativo para la supervisión consolidada y la formulación de mecanismos de protección contra el contagio. En varios países también es necesario adoptar medidas eficaces para reducir a un mínimo los riesgos de descalce de monedas por el lado de los prestatarios.

Fomento del crecimiento inclusivo. Un desafío clave de mediano plazo al que se enfrenta la región consiste en reducir la pobreza y la desigualdad en la distribución del ingreso. Las tasas de pobreza han disminuido en el último decenio, pero en la mayoría de los países aún superan el 40% (gráfico 3). Pese a los avances logrados en tiempos recientes por algunos países en mejorar la distribución del ingreso, esta sigue siendo muy desigual, incluso en los países con mayores niveles de ingreso y tasas de pobreza más bajas.

3638

Para lograr avances significativos en estos ámbitos es necesario generar a mediano plazo un crecimiento robusto y sostenido que sea inclusivo. Las reformas estructurales con miras a incrementar la productividad y fomentar la competencia son cruciales para elevar el crecimiento económico de forma sostenida, como lo es también la ampliación de la infraestructura y la mejora de su calidad. Para respaldar el crecimiento a largo plazo y hacerlo más inclusivo, también es necesario aumentar el nivel de capital humano de la región, mejorando la educación, la capacitación vocacional y los servicios de salud. Estos esfuerzos van a exigir una reasignación del gasto público que conlleve la disminución de su uso improductivo, así como el incremento de su nivel a mediano plazo. Para lograr esto y a la vez preservar la estabilidad macroeconómica, será necesario primero elevar los ingresos tributarios.

La región de CAPRD seguirá enfrentándose a desafíos complicados de corto y más largo plazo. Esperamos que esta conferencia brinde un foro para intercambiar opiniones sobre las políticas que se necesitan para abordar esos desafíos, con el objetivo final de estimular el crecimiento económico y al mismo tiempo reducir la pobreza y la desigualdad en la distribución del ingreso.

Disponible en: www.americaeconomia.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias países
Viernes, 22 Noviembre 2013 15:35

Lecciones desde Uruguay

el país

Viernes, 22 de noviembre de 2013

Autor: José Carlos Díez

Esta semana he estado en Montevideo contando la crisis del euro y aprendiendo. Uruguay padeció una grave crisis bancaria y de deuda en 2001. El 25% de los créditos de sus bancos y casi la mitad de sus depósitos eran de clientes argentinos y el tangazo tuvo un grave impacto en Uruguay.

Tuvieron que ser rescatados por el FMI y hoy Uruguay demuestra que hay vida después de la crisis. En la última década el crecimiento del PIB promedio ha sido del 6% y hoy una de sus preocupaciones vuelve a ser cómo controlar la inflación. Los uruguayos tienen un sano republicanismo cívico, poco común en América Latina. Esto mantiene un espíritu crítico y ayuda a explicar su buena gestión de la crisis y su buen desempeño posterior. A esto se une un excelente equipo económico en la actualidad, tanto en el Gobierno como en el Banco Central.

Han aprendido la lección y mantienen una regulación y supervisión bancaria estricta. Ahora que Argentina vuelve a estar patinando en un lago helado que comienza a resquebrajarse, la exposición de crédito de los bancos uruguayos en Argentina es mínima. Siguen teniendo depósitos de argentinos, pero acumulan muchos colchones de reservas en dólares, tanto el Banco Central como el Gobierno, para enfrentarse a contagios.

El problema de Uruguay vuelve a ser su enemigo histórico; la inflación. Acostumbrados a tasas de inflación promedio en el último medio siglo del 50% anual, una inflación actual próxima al 10% les parece razonable. Pero, excluyendo Argentina y Venezuela el resto de países en Latinoamérica han reducido la inflación hasta el 5% o por debajo.

El Banco Central de Uruguay tiene la estabilidad de precios como misión. Ha puesto un objetivo del 7% para no provocar una recesión, pero las previsiones aún están por encima. El peso uruguayo se ha apreciado con fuerza desde 2010 contra sus socios de Mercosur. Comer, comprar ropa y dormir en un hotel en Montevideo tiene precios similares a Madrid, mientras la renta por habitante es la mitad en términos de paridad de compra. Mientras el peso uruguayo se mantiene estable con el dólar desde 2010, el real se ha depreciado un 30% y el peso paralelo argentino un 60%.

Los uruguayos hacen sentir a los extranjeros como si estuvieran en su país y ayuda a explicar su éxito como destino turístico. Pero en el último año cada vez llegan menos turistas a Uruguay y cada vez más uruguayos viajan fuera.

El Banco Central ha pasado a controlar el crecimiento del dinero en circulación y los tipos de interés son muy elevados, lo cual sigue atrayendo capitales golondrina que fortalecen aún más el tipo de cambio.

Desde España recordamos los efectos perniciosos que la política de tipo de cambio fuerte para reducir la inflación de los años ochenta tuvo sobre la industria. La sobrevaloración de la divisa genera un efecto riqueza transitorio y perverso que aumenta el consumo, el boom de la vivienda y el déficit exterior.

El año que viene hay elecciones y por restricciones legales la política fiscal será contractiva los dos próximos años. Esto ayuda, pero los uruguayos deberían mirar a largo plazo y entender los beneficios de bajar su inflación al 5% gradualmente. El equipo económico es consciente, pero sindicatos y empresarios deberían apoyar con un pacto de rentas.

No obstante, viviendo de la depresión y la deflación europea o el desorden monetario de Argentina, en Uruguay se cumple la máxima de San Agustín, “cuando me analizo me deprimo, pero cuando me comparo me ensalzo”.

Disponible en: internacional.elpais.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias Uruguay

La nueva terminal de contenedores del puerto del Mariel, Cuba

Imagen: Infobae

Viernes, 1 de noviembre de 2013

Autor: EFE

Cuba pondrá mañana sábado en vigor el decreto ley que regula la nueva Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM) con la apertura de la Oficina Regulatoria que recibirá y gestionará las solicitudes de inversionistas extranjeros interesados en establecerse en esos terrenos.

Esta zona de desarrollo es la primera que se creará en la isla con los objetivos de convertirse en un motor de la economía nacional, generar exportaciones, atraer las inversiones extranjeras y generar nuevas fuentes de empleo, entre otros objetivos.

La reconversión del Mariel (45 kilómetros al oeste de La Habana) en un moderno puerto rodeado de una gran zona industrial, logística y de servicios representa una de las principales apuestas del Gobierno de Raúl Castro dentro de su plan para "actualizar" la deprimida economía socialista de la isla.

La primera parte del proyecto ha consistido en modernizar el puerto con la construcción de una terminal de contenedores capaz de dar servicio a buques de mercancías de gran calado con vistas a aprovechar las potencialidades que ofrecerá a la zona del Caribe la próxima ampliación del Canal de Panamá.

La inversión prevista para esa obra asciende a 900 millones de dólares, de los que 640 corresponden a un préstamo aportado por Brasil, país con el que Cuba ejecuta el proyecto.

Se espera que en enero de 2014 los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y Brasil, Dilma Rousseff, inauguren la primera fase de la terminal de contenedores, que contará con un muelle de más de 700 metros.

Además del puerto, el Gobierno cubano quiere que el entorno del Mariel se convierta en una zona de desarrollo industrial con una extensión de 465.4 kilómetros cuadrados, en la que regirán políticas especiales para la inversión extranjera.

Entre las ventajas para atraer capitales foráneos a la ZEDM, el gobierno cubano ha establecido un régimen especial tributario que exonera de los impuestos por el uso de fuerza de trabajo y del pago sobre utilidades por 10 años.

Se liberará, asimismo, el pago impositivo aduanero por medios para inversiones en la zona y el impuesto sobre las ventas y servicios en el primer año de operaciones.

Por otra parte, los inversionistas extranjeros que se asienten en la ZEDM podrán transferir sus fondos o utilidades netas al exterior sin pagar impuestos o gravámenes, así como "repatriar" su capital.

La nueva normativa establece también un régimen laboral especial aunque la contratación de mano de obra debe, como sucede en la actualidad, realizarse a través de una entidad empleadora cubana.

Los inversionistas interesados en operar en la zona podrán hacerlo mediante la figura de la concesión administrativa en el caso de la gestión o explotación de servicios, obras o bienes públicos; o en calidad de usuarios para actividades de naturaleza productiva, comercial o de servicios.

Las inversiones extranjeras en la zona deberán ser aprobadas bien por la Oficina de la ZEDM o bien por el Consejo de Ministros si se trata de actividades como exploración de recursos naturales no renovables, explotación de recursos naturales, uso de fuentes renovables de energía o proyectos que impliquen transmisión de propiedad estatal, servicios públicos o desarrollos inmobiliarios.

También es el Consejo de Ministros quien autoriza o deniega proyectos en los que intervengan empresas de capital totalmente foráneo o que incluyan la participación de un Estado extranjero.

Disponible en: www.infobae.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias Cuba

 
Analistas estiman que Venezuela está cerca de devaluar su moneda, lo que llevaría a perder la mitad de su valor y afectaría los precios de productos y alimentos básicos. En la imagen, una mujer compra tomates en un mercado de Caracas.

Imagen: Juan Barreto (AFP)

Viernes, 1 de noviembre de 2013

Autor: Antonio Maria Delgado

Venezuela está a las puertas de una drástica devaluación que llevaría al bolívar a perder más de la mitad de su valor frente al dólar estadounidense, en una medida que le daría un fuerte impulso a la tasa de inflación que este año compite ya por convertirse en la más alta del mundo, dijeron analistas.

La decisión —que sería aplicada después de las elecciones municipales de diciembre— es imprescindible ante la incapacidad de la renta petrolera para sostener el gigantesco nivel de gasto de la revolución bolivariana, que anualmente abarca masivos subsidios internos, miles de millones de dólares en asistencia a Cuba y otros aliados, y los crecientes costos de las importaciones de una economía que cada vez produce menos.

La devaluación sería el nuevo eslabón de una cadena de medidas similares aplicadas en los últimos meses por el régimen de Nicolás Maduro. Pero los economistas advirtieron que lo que viene será de mayores proporciones.

“La devaluación (en febrero) que llevó el tipo de cambio desde 4.3 a 6.3 [bolívares por dólar], no la pueden repetir”, dijo Francisco Ibarra, director de la firma de asesores Econométrica, en una entrevista telefónica.

“Esta vez, tienen que aplicar una devaluación substancial. Tienen que llevar el tipo de cambio a más de 12 [bolívares por dólar] y dejar ese tipo de cambio solo para alimentos y medicinas, para después introducir algún tipo de esquema paralelo, para el resto de las necesidades del país, con una paridad mucho más alta”.

Pero aún llegando a ese nivel (la mayoría de los economistas pronostican un tipo de cambio de entre 12 y 15 bolívares por dólar), la moneda venezolana aún estaría sobrevaluada.

Según los cálculos de Econométrica, el tipo de cambio real está en niveles superiores a los 25 bolívares por dólar.

“Si uno hace un análisis del tipo de cambio real, si tú fueras a unificar el tipo de cambio en Venezuela, eso estaría en una cifra cercana a los 25 y los 30 bolívares por dólar”, comentó Ibarra.

Una devaluación a 30 bolívares significaría una apreciación del dólar frente al bolívar de 376 por ciento y una depreciación del bolívar frente al dólar de 79 por ciento.

Pero el monto estaría aún muy por debajo de los 57 bolívares en que actualmente se cotiza el dólar en el mercado negro, el único tipo de cambio al que la mayoría de venezolanos tienen acceso y que está marcando la pauta en distintos sectores de la economía.

La mayoría de los economistas del país consideran que el gobierno debe actuar ya ante la insostenibilidad del actual régimen cambiario, que a una tasa oficial de 6.3 bolívares por dólar, deja al bolívar excesivamente sobrevaluado.

Pero Maduro probablemente dejará la medida para después de las elecciones del 8 de diciembre, debido al fuerte impacto que tendría sobre la economía, en un país que importa mensualmente cerca de $4,000 millones en productos para compensar la destrucción del aparato productivo tras más de 14 años de políticas revolucionarias.

Uno de los impactos más obvios sería su efecto sobre la inflación, dada la inmensa cantidad de productos importados.

Venezuela, con un pronóstico de inflación para este año de más de 50 por ciento, ya está en vías de superar a la atribulada Siria, con su tasa de 49.50 por ciento, por el dudoso honor de registrar el mayor incremento mundial del Indice de Precios al Consumidor.

Pero una devaluación a entre 12 y 15 bolívares por dólar catapultaría la inflación el próximo año incluso a mayores niveles, particularmente combinada con la actual práctica del gobierno de financiar su enorme agujero fiscal con la impresión de dinero inorgánico.

La devaluación también complicaría los prospectos de la nación petrolera de conseguir nuevas líneas de financiamiento en el exterior, dado al impacto que tendría sobre el cálculo del Producto Interno Bruto, la relación PIB/deuda y su efecto sobre la percepción internacional del riesgo país, comentó el analista Orlando Viera-Blanco.

“El gobierno venezolano se ufana de decir que la economía venezolana aún resiste grandes magnitudes de endeudamiento, que la relación entre la deuda y nuestro Producto Interno Bruto está muy por debajo del endeudamiento de países como Estados Unidos, como Grecia, como España, que han visto comprometidas realmente sus economías”, comentó Viera-Blanco.

“Eso es falaz”, dijo.

Bajo los cálculos del gobierno, los $106,000 millones de la deuda externa venezolana representarían solo un tercio del PIB venezolano, estimado oficialmente en unos $320,000 millones.

Pero ese cálculo del PIB es artificialmente inflado por la significativa sobrevaloración del bolívar, y la devaluación reduciría substancialmente el valor en dólares de la actividad económica venezolana registrada en bolívares, incrementado así el peso de la deuda, y dificultando los prospectos del chavismo de obtener financiamiento externo, explicó Viera-Blanco.

El problema luce más complicado cuando se toma en cuenta el tamaño del endeudamiento en bolívares del Estado venezolano, que a inicios de este año sumaba unos 250,000 millones de bolívares, cerca de $40,000 millones al actual tipo de cambio oficial.

Disponible en: www.elnuevoherald.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias Venezuela
Lunes, 30 Septiembre 2013 16:31

Tourism and the Caribbean Economy

Caribbean Journal

Lunes, 30 de septiembre de 2013

Autor: Michael W Edghill

The theory, which has it that nations which are “blessed” with an abundance of natural resources (oil is the paramount example) end up plagued by poor governance, rampant corruption, etc., was first popularized in the 1990s and early 2000s.

It has reappeared as a point of debate in light of the potential sub-Saharan Africa oil boom, even garnering a lengthy discussion in a recent Foreign Affairs article.

While there is no absolute definition of the resource curse, common themes do exist, such as ineffective governance, lack of economic diversification, underdevelopment, revenue volatility, and excessive borrowing. Noting the commonality of problems that exist, the question then must be considered: Is tourism a natural resource and, if so, are the island-states of the Caribbean subject to the resource curse?

That is, are the beaches, mountains, sunshine, etc. of the Caribbean resources that occur naturally and are harnessed at relatively small expense to be offered in the marketplace for profit? Conceding that point offers the opportunity to examine tourism as a natural resource.

A statistical comparison between oil-dependent states and tourism-dependent states bears out that the common root to the resource curse problem is an over-reliance on the one resource. An examination of the World Bank’s database on a nation’s oil rents versus its GDP for 2011 shows that many of the nations that are identified as suffering from the resource curse have an extreme over-reliance on the oil trade.

Angola (46.3 percent of GDP), Kazakhstan (27.5 percent of GDP), and Nigeria (32.9 percent of GDP) are just a few examples.

Likewise, an examination of statistics from the World Travel & Tourism Council reveals that many Caribbean states rely on tourism in much the same way. Using the WTTC formula for total economic impact of tourism (direct impact of travel and tourism plus indirect economic impact of investment) for the year 2012, the over-reliance is staggering. Jamaica (27.4 percent of GDP), St Lucia (39 percent of GDP), Barbados (39.4 percent of GDP), The Bahamas (48.4 percentof GDP), and Antigua & Barbuda (77.4 percent of GDP) provide a good sample of the regional trend.

Why would one consider the tourism industry, which provides so many direct and indirect jobs, a curse for the region?

In the same way that oil itself is not a curse, the beaches and natural attractions that bring so many people to the Caribbean are not inherently detrimental.

However, because it provides the best possibility for return on investment, the tourism industry is often developed so intently that it leads to a lack of development by the state for other sectors of the economy. This lack of economic diversification leaves the state extremely vulnerable to revenue volatility, as has been shown by the global economic slowdown. If people stop purchasing that one good, the consequences are significant. Further parallels between the problems for these petro-states who suffer from the resource curse and Caribbean tourist-states exist but will not be elaborated upon here.

The good news for both petro-states and Caribbean tourist-states is that demand is expected to continue to rise for both in the coming years.

To take advantage of the opportunity that will be present from increasing tourism revenue, Caribbean governments need to plan well in advance. The plan must include directing a significant portion of revenues generated towards sustainable social development.

Development programmes that will focus on creating jobs within industries that have more consistent demand rather than an industry where demand can literally leave the next day.

This type of development will take creativity, vision, and consistent effort. The type of creativity and effort that goes beyond what can be elaborated upon in this limited space.

But developing long-term, sustainable industries and smart social improvement programmes are necessary to avoid the terrible cycle of economic volatility and social unrest that states who suffer from the resource curse experience.

Disponible en: www.caribjournal.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias países

latimes.com

Vice President Joe Biden

Imagen: Dario Lopez Mills

Viernes, 20 de septiembre de 2013

Autor: Richard Fausset

Vice President Joe Biden, in the Mexican capital Friday for meetings with government officials and business leaders, said he was glad to be focusing on trade rather than on security issues, and argued that an economically prosperous Mexico would strengthen the economy of the United States.

Biden said that his visits to Mexico as a senator in previous decades were “mostly about security issues — mostly about drugs, mostly about immigration. And finally -- finally -- we have reached the point we should have reached a long time ago, I think … where we’re looking at the relationship as partners, in a wholesome way.”

The vice president spoke Friday morning in Mexico’s Foreign Relations building to open what is planned to be a yearly “High Level Economic Dialogue” between Mexican and U.S. officials. The government of Mexican President Enrique Peña Nieto has been trying to shift attention away from the country’s drug war and toward its economic potential.

Changing the subject has been complicated in recent months by an economic slowdown, continued drug-related violence, and high-profile scandals including the release of Rafael Caro Quintero, an infamous drug lord who had been imprisoned for the slaying of an American drug enforcement agent in 1985.

Such matters will apparently be handled with discretion while the two countries continue to publicly trumpet their strengthened economic ties.

American officials said that security and other matters might be discussed in a closed-door meeting between Biden and the Mexican vice president scheduled for Friday afternoon. In advance of Biden's visit, both sides were adamant that there would be little public discussion of recent allegations that the U.S. spied on Peña Nieto last year, when he was a presidential candidate.

Biden said he was aiming to strengthen cross-border economic bonds forged by the North American Free Trade Agreement. Officials say the accord has quadrupled the rate of exchange between the two countries since it was signed in 1994.

The subsequent expansion of a Mexican consumer class, Biden said, has benefited the United States, opening up new export opportunities.

“As wages increase here, the whole world benefits,” he said. “We benefit.”

Before the meeting, Mexican officials said they were keen to improve the flow of goods and people across the border, where free trade is complicated by U.S. concerns about unauthorized immigrants and the massive flow of drugs northward.

Biden, on numerous occasions, made a point of telling the Mexicans that he didn't want to seem like he was lecturing or condescending. But he mentioned that countries like Mexico would thrive if they focused on improving their justice systems and strengthening intellectual property rights.

The U.S. has spent millions in recent years to help Mexico improve transparency in its dysfunctional court system. The U.S. entertainment industry, meanwhile, complains about the widely tolerated bootlegging of U.S. movies and music here.

Biden argued a stronger culture of intellectual property ownership would be good for Mexico as well, because it would stimulate “homegrown innovative capacity.”

Education officials from both countries Friday were also scheduled to discuss plans to boost cross-border research and increase the number of exchange students.

Disponible en: www.latimes.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias México

AméricaEconomía

Imagen: América Economía

Viernes, 13 de septiembre de 2013

Autor: ABC Color

Las economías andinas serán el motor del crecimiento sudamericano, porque se mostrarán más dinámicas que las del Mercosur, bloque que aún siente las dificultades de sus dos potentes socios, Brasil y Argentina, señaló el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano. No obstante, señaló que las economías regionales contribuirán con más del 60% del crecimiento mundial en la próxima década.

El bloque Mercosur, que históricamente lideró el crecimiento en Sudamérica, no será el motor que impulsará el crecimiento en esta región este año ni en los siguientes, ya que ese rol se trasladará al sector andino (Chile, Perú y Colombia), explicó el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, en el marco de una conferencia con periodistas de la región que se llevó a cabo en el hotel Westin de Lima.

Según Cano, esto se atribuye a un menor desempeño económico de Brasil, por debajo del esperado, y a que Argentina enfrenta una serie de problemas “estructurales”. De acuerdo con las estimaciones del grupo bancario español, el Mercosur crecerá sensiblemente, pero por debajo de la evolución que mostrarán los países del bloque andino.

No obstante, añadió que América del Sur en su conjunto es protagonista del crecimiento mundial y que los países emergentes contribuirán con más del 60% del crecimiento mundial en la próxima década.

Insistió en que los Estados emergentes liderarán el crecimiento mundial y que América del Sur “seguirá siendo una de las protagonistas”. Desde 2007, esta región creció casi cuatro veces más que los países desarrollados y en los próximos años estiman que se duplicará su expansión y que la región andina será una de las más dinámicas.

“Porque estos países, junto con México, conforman la Alianza del Pacífico (AP) y han iniciado un proceso de integración comercial, financiero y de facilidad del movimiento de personas, que impulsará decididamente a un mayor dinamismo de esta región”, agregó.

El Mercosur es arrastrado por las decisiones de los socios más influyentes, Brasil y Argentina, hecho que deja casi siempre en desventaja a los socios más pequeños, Paraguay y Uruguay. A pesar de la influencia de los vecinos, Paraguay se impone este año en la región con el mayor crecimiento, con 11,6%; mientras que el promedio regional es del 3,2%.

El consejero delegado de BBVA reiteró que América del Sur es “una pieza clave” dentro de la estrategia del grupo, y que por esa razón se sigue apostando de forma decidida por su presencia en la región.

Por ello, el Grupo BBVA puso en marcha un plan de inversión de unos US$2.500 millones hasta el 2016, en las siete bases que tienen en esta región (Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela).

Disponible en: www.americaeconomia.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias países

El presidente chino, Xi Jinping, y su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, prometieron aquí el jueves impulsar la solidaridad y la cooperación entre los países del BRICS.

 

Jueves 5 de septiembre de 2013

Autor: Xinhua

El presidente chino, Xi Jinping, y su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, prometieron aquí el jueves impulsar la solidaridad y la cooperación entre los países del BRICS.

China y Brasil, ambas economías emergentes y miembros del grupo de los BRICS, deben fortalecer la comunicación y coordinación para oponerse al proteccionismo comercial, salvaguardar los intereses comunes de los mercados emergentes y continuar contribuyendo al crecimiento global, dijo Xi cuando se reunió con Rousseff antes de la cumbre del G-20 en la ciudad rusa de San Petersburgo.

China apoya a Brasil en auspiciar la cumbre del BRICS, que agrupa a Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica, prevista para celebrarse el año próximo, señaló Xi.

China espera que Brasil pueda continuar ejerciendo una influencia positiva en la región de América Latina para llevar adelante el establecimiento de un foro de cooperación China-América Latina y profundizar en la asociación de cooperación integral entre China y la región, añadió Xi.

Respecto a los lazos bilaterales, Xi dijo que China y Brasil deben aprovechar al máximo sus ventajas complementarias e impulsar la cooperación en campos tales como la energía, la minería, la agricultura y la construcción de infraestructuras.

Por su parte, Rousseff dijo que Brasil espera fortalecer la coordinación de alto nivel con China y optimizar la estructura del comercio en ambas direcciones.

Brasil apoya que empresas brasileñas y chinas cooperen estratégicamente en campos como el petróleo, la logística y la construcción de infraestructuras de transporte, dijo la presidenta.

Frente a una recuperación global débil, los mercados emergentes, incluidos Brasil y China, necesitan reforzar la comunicación y la cooperación para instar a algunos países a adoptar políticas económicas responsables y promover la reforma del sistema financiero internacional, añadió.

Brasil está dispuesto a ayudar a hacer avanzar los lazos entre China y la región de América Latina, señaló.

Asimismo, la presidenta brasileña invitó a Xi a visitar Brasil y asistir a la cumbre de los BRICS el año próximo, momento en que se celebra el 40 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Brasil y China.

Disponible en: spanish.xinhuanet.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias Brasil
Lunes, 02 Septiembre 2013 19:45

Venezuela y su fracaso económico

Lunes, 2 de septiembre de 2013

Autor: Dinero

En una entrevista televisada, Merentes dijo que a pesar de haber usado la riqueza petrolera del país para mejorar los niveles de vida de muchos venezolanos, el gobierno aún tiene que resolver los que llamó problemas económicos estructurales.

Los generosos subsidios gubernamentales han reducido enormemente la pobreza y desigualdad en Venezuela, pero el país tiene la inflación más grande de América Latina, un crecimiento lento, escasez y una industria de bajo rendimiento.

"Este es un Gobierno aprobado en 18 elecciones, que ha tenido éxito en lo social, pero que aún le hace falta tener éxito en lo económico", declaró Merentes al canal Televen.

Agregó que se deben reformar las leyes para estimular el crecimiento. "Hay que reformar varias leyes. La Ley contra los Ilícitos Cambiarios no ha cumplido con lo previsto, la Ley de Mercado de Capitales hay que revisarla. El Parlamento está trabajando en esas leyes", expresó.

"¿Qué significa esto? Entrar en una ruta de crecimiento estable ... pasar una cantidad de años donde todos los factores de la economía estén creciendo", explicó.

Muchos de los venezolanos más pobres se han beneficiado de los ingresos que genera el petróleo, gracias a los programas sociales de Chávez, pero se ha culpado a la política monetaria de su gobierno, la nacionalización de las industrias clave y la administración de los fondos públicosde la alta inflación, la industria poco productiva y la escasez de productos básicos.

Hugo Chávez falleció de cáncer en marzo pasado, después de 14 años en el poder.

Fue reemplazado por su vicepresidente y sucesor escogido por él mismo, Nicolás Maduro, quien se comprometió a continuar con sus políticas.

Suficientes divisas

Merentes, quien anteriormente fue presidente del Banco Central de Venezuela y ministro de Ciencia y Tecnología, recordó que el gobierno actual de Maduro ha venido sosteniendo reuniones con empresarios locales y adelantó que harán lo propio con los dirigentes de las cámaras de producción para evaluar problemas como la falta de divisas, logística portuaria y reclamos laborales.

Maduro se reunirá "con las cámaras sectoriales y las cámaras regionales para tener la visión total" de sus requerimientos y "profundizar y adelantar este esfuerzo para sostener la economía y buscar el bienestar de toda la población", indicó.

El ministro agregó que "el dólar paralelo perturba, el que pone la ansiedad en la sociedad venezolana" y por eso hay que tomar medidas.

"Creo que hay un consenso para hacer cosas que aceleren la mejor conducta de la economía, tanto de opositores como en el Gobierno, y el Parlamento está trabajando fuertemente", expresó.

Entrevistado en el programa José Vicente Hoy, se refirió a la asignación de divisas, diciendo que el país recibe al año 47 millardos de dólares y se preguntó "¿eso es suficiente o no? Claro que es suficiente. Para la economía es suficiente, si hay atrasos se buscan (las divisas) y se les dan".

En cuanto al desabastecimiento de productos, reconoció que "hay problemas con algunos rubros por algún factor de producción, de logística y de consumo. No están adecuados para el sistema".

"La falta de divisas genera falta de materia prima y no se pueden producir los bienes. El consumo sube si hay liquidez y si bajas la velocidad de producción hay un desbalance. Además, las expectativas se perdieron, y con razón, no se ahorra se buscan bienes y servicios", especificó.

"Queremos producir lo que consume el venezolano" y "nos hemos planteado con el empresariado ir hacia un Estado exportador; pasar de esta raquítica (fuente de divisas por) exportaciones que tenemos de alrededor de US$2.000 millones e ir doblándola a US$4.000 a US$6.000 y US$8.000 millones".

Disponible en: www.dinero.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Published in Noticias Venezuela
Página 6 de 29
Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga Calle 70 No. 7A-29 PBX: 317 79 79 Fax: 317 79 89 Bogotá - Colombia www.icpcolombia.org
Agencia Digital